GENERAL

DESAFÍOS LINGÜÍSTICOS Y DE LA ESCRITURA

Letras intercambiables:

i - y: Palabras tales como ayer, ya, Isabel, había e iglesia podrían aparecer escritas aier, ia, Ysabel, habya, e yglesya. Esto puede complicar el reconocimiento inicial de la palabra. Como sucede con otros problemas en esta sección, el pronunciar la palabra le ayudará a reconocerla.


b - v
: En español la “b” y la “v” se pronuncian de la misma forma. Incluso hoy en día, no es totalmente inusual encontrar palabras como había y venía escritas havía y benía. Las dificultades con estas dos letras se ve complicada por el hecho de que la “v”, que en España se llama “ube” no llegó a distinguirse completamente de la “u” por lo que palabras como había, habiendo y abad que normalmente contienen una “b” podrían aparecer escritas con una "u" de la siguiente manera: hauía, hauiendo y auad.


j - g - x
: Ejemplos: mujer/mugger/muxer - viaje/viage/viaxe - Jiménez/Giménez/Ximénez


c - z - s - ss - ç - x
: Recuerde que las palabras que en español moderno se escriben con “c”, “z” o “s” en los manuscritos antiguos pueden encontrarse escritas con “c”, “z”, “s”, “ss”, “ç” o “x”.



La letra “h”

La letra “h” se volvió muda relativamente temprano en la evolución del idioma y puede presentar dificultades al lector de manuscritos, debido a que frecuentemente se omite o se agrega arbitrariamente. Otras veces es reemplazada por la “g” o la "f". Ejemplos: Enero/Henero, Oyos/Hoyos, Fernández/Hernández, Huerta/Uerta/Guerta, oy/hoy, y otros ejemplos como Tomás/Thomás, Toledo/Tholedo, Catalina/Cathalina.



Letras “confusas”

Muchas letras tienen una apariencia similar. La mejor manera de saber qué letra tiene frente a usted es pronunciar la palabra con las varias combinaciones de letras posibles para ver cuál de ellas tiene sentido. Algunas letras que se ven parecidas o son fáciles de confundir incluyen: f/i/j/s/t - a/o/v/c - r/y/x



Letras dobles

El lector necesita ser consciente de la existencia de letras dobles para evitar convertir una de las letras duplicadas en otra letra diferente, especialmente cuando cada una de las letras dobles está escrita en estilo diferente. Sabiendo que la “ss” es común uno lee “cossa” y no “cosia” o “cosja”. Las “f”, “t”, “s”, “m”, “r” y “x” aparecen todas frecuentemente duplicadas.



Ligadura de letras

Tal vez uno de los aspectos más difíciles de la lectura de antiguos manuscritos españoles es la forma en que se unen las letras. Las letras de una misma palabra pueden o no estar unidas. Las letras del final de una palabra pueden también estar unidas a la palabra siguiente. Esto puede ser particularmente difícil cuando se trata de abreviaturas. De esto resulta que la división de palabras puede no ser clara a primera vista. El leer las palabras en voz alta y de continuo a menudo servirá de ayuda para determinar cuál es la alternativa correcta.



Los adornos

Si todo lo anterior no fuera suficiente para complicar la lectura de la escritura antigua, los escribientes también decoraban sus letras y palabras con adornos. Tales adornos aparecen más frecuentemente al final de la palabra, pero también es posible encontrarlas al principio o en el medio. Generalmente, una letra con adornos no aparece unida a la siguiente. Sin embargo, es necesario tener cuidado ya que a veces un adorno que parece no tener significado puede indicar que es una abreviatura o tener otra función.



Ortografías alternativas

Es posible que uno encuentre la misma palabra escrita de varias formas diferentes en el mismo documento o en la misma frase. No hay consistencia en cuanto al uso de una forma en particular. Esto se debe al número de letras intercambiables y a la variedad de los estilos de escritura para diversas letras. Es importante que siempre recuerde esto al analizar un documento.



Las mayúsculas y la puntuación

No existen estándares definidos para el uso de las mayúsculas. Algunas mayúsculas pueden aparecer al principio, en el medio o al final de una palabra. Las oraciones a menudo comienzan con mayúscula, pero no siempre. Es posible que los nombres aparezcan con mayúscula en una parte del documento y con minúscula en otra. Si uno busca las mayúsculas para encontrar los nombres, se podrían pasar por alto muy fácilmente.

Aunque esto no se aplica tanto al tipo documentos que usted leerá, debe estar al tanto del caso siguiente, porque podría aparecer en algunos documentos. Algunas letras, principalmente la “L” y la “J” no mostraban diferencias significativas entre las formas mayúsculas y minúsculas y por lo tanto todas las instancias en que aparecen se ven como mayúsculas. La “Z” también tenía sólo una forma y la única diferencia entre mayúsculas y minúsculas era el tamaño.

Una dificultad real que el lector seguramente encontrará es el hecho de que las mayúsculas que aparecen en el medio de la palabra, con frecuencia no estarán unidas a la letra anterior. La palabra, por lo tanto, parecerá ser dos palabras diferentes. Como ya lo hemos dicho, la mejor manera de superar este obstáculo es leer cuidadosamente y pronunciar las palabras en voz alta y de continuo.

Al igual que en el caso de las mayúsculas, no existían reglas de puntuación. La puntuación puede ser utilizada tal como se usa hoy en día pero de forma inconsistente, y a veces puede no aparecer en absoluto. La ausencia total de signos de puntuación en el caso de la separación de palabras al final de un renglón será de gran dificultad para el principiante. Para poder entender tales palabras, es necesario leer los documentos como si el texto no estuviera dividido en renglones.



Los acentos

El punto más significativo que debemos resaltar acerca de los acentos es que en la mayoría de los antiguos manuscritos españoles no se los utiliza. La persona que lee documentos antiguos no debe esperar encontrar acentos, y si los encuentra, debe estar al tanto de que pueden tener forma diferente o estar en lugares donde no aparecerían hoy.



Los números

Se debe prestar atención y distinguir entre 1, 3, 5 y 7, los cuales tienen a menudo apariencia similar y pueden confundirse.



Las abreviaturas

Un desafío real para el lector de documentos es el uso frecuente de abreviaturas. En los documentos existen abreviaturas de palabras, incluso especialmente nombres y lugares. Usted puede consultar una lista de abreviaturas comunes para tratar de descifrar algunas de las abreviaturas que encuentre.

​​​