INTRODUCCIÓN

A diferencia de la lectura de un periódico italiano, la lectura de registros manuscritos italianos antiguos requiere estar al tanto de algunos aspectos que pueden complicar la tarea. El lector promedio que tiene un conocimiento intermedio de la lengua italiana se dará cuenta rápidamente de que, en el caso de los registros antiguos, los escribas pueden haber incluido palabras que no coinciden con sus equivalentes modernos, ya sea porque estaban escritas mal o porque no eran palabras italianas sino palabras en dialecto. Estas variaciones pueden ser también resultado de la influencia del latín al escribir palabras italianas, por ejemplo el uso de “th” en lugar de “t”, o “ch” en lugar de “c”, como en los casos de “Thomaso” en lugar de “Tomaso” o “Catherina” en lugar de “Catterina.” Estos son ejemplos de los desafíos que el investigador puede llegar a enfrentar al leer antiguos documentos manuscritos italianos. Esta sección incluye las siguientes categorías principales:

El Idioma
La Escritura
La Influencia del Latín
Las Abreviaturas
Los Números

Le recomendamos estudiar estas secciones en su totalidad antes de leer manuscritos antiguos. El hacerlo, le ayudará a sentirse más confiado en su habilidad para entender estos registros y minimizar interpretaciones erróneas o perder oportunidades de encontrar la información buscada.


La imagen que se incluye a continuación es de un registro que ejemplifica los desafíos que uno podría encontrar al leer los manuscritos antiguos.

​​​​​​​​​​​​​​​